Marco Eduardo Murueta contacto videos Sobre Marco Murueta Enlaces libros inicio Inicio

English

Redes

Enlaces destacados

http://amapsi.org/Imagenes/amapsi-org.gif
Revista Alternativas en Psicología

Estimados amigos:

Me alegra informar que por fin ya está publicado en línea el libro "Diálogo Europeo-Latinoamericano sobre Transformación Educativa", en el que se integran los trabajos del Seminario realizado en Leipzig, Alemania, del 13 al 15 de julio de 2016 y del Simposio Latinoamericano de Transformación Educativa realizado en San José de Costa Rica el 8 de septiembre de ese mismo año (ver archivo anexo).

De ese Seminario surgió la convocatoria para el Primer Congreso Mundial de Transformación Educativa que se realizará en Nápoles, Italia, del 29 al 31 de octubre de 2018. Como parte de este Congreso se formará el Consejo Mundial de Transformación Educativa. En Nápoles habrá una importante participación latinoamericana.

Saludos afectuosos

Marco Eduardo Murueta

Yo me estaba bañando en mi departamento de Tlalnepantla y sentí el temblor duradero pero nunca imaginé la intensidad que había tenido en la Ciudad de México. Fui a dar mi clase de las 7:30 en Iztacala y me extrañó un poco la baja asistencia de alumnos. Terminamos la clase a las 9. Fui a desayunar al entonces casi único pequeño restaurante que había en la unidad habitacional, cercano a la puerta principal de la ENEP Iztacala. Al llegar alguien me dijo que parecía que se había caído una de las torres de Televisa, lo cual ya implicaba que el sismo había tenido efectos mayores a lo que yo había imaginado en su momento; luego me comentaron que se había caído un edificio en Tlaltelolco. Mientras desayunaba pude ver por la televisión los primeros reportes parciales que iban develando crecientemente -junto con mi sorpresa y sensación de alarma- la magnitud de aquel acontecimiento del 19 de septiembre de 1985. No terminé el desayuno y empecé a buscar el contacto con mis seres queridos. Las líneas telefónicas estaban afectadas y era muy difícil comunicarse. Me alegré al abrazar a mi hija Fridah de 4 años y sentirla a salvo. Pude comunicarme con mis padres y hermanos a Acapulco. Afortunadamente todos estaban bien.

Disponible en: